Blog

“Para mí todas las personas de La Fageda, son compañeros de trabajo” dice Fernando Mejías, responsable de mantenimiento de La Fageda


27 diciembre, 2019

Fernando Mejías Bravo ya hace casi 15 años que trabaja como responsable de mantenimiento de La Fageda. Y des de hace dos, cuando se reestructuró el departamento de producción, también lo es de industrialización e inversiones. Le gusta su trabajo y es una figura clave de La Fageda, por la importancia capital de la sección que representa.


Con esta entrevista queremos hacer valer su tarea y también conocer mejor el trabajo que desarrolla dentro del proyecto. Pero más allá de la faceta laboral también queremos conocer algo mejor a la persona.


Tras un aspecto serio y reservado, hay un pícaro que mientras comparte la comida con compañeros en el comedor de La Fageda puede soltar en cualquier momento una frase provocadora y arrancar risas, y también un cerebro que está muy al día de la actualidad, y muy ilustrado en historia, en cine… Nada extraño que uno de sus hobbys sea la lectura.


¿Cómo se produjo su entrada en La Fageda? ¿Cómo ha vivido la evolución y el gran crecimiento de la empresa? ¿Cómo recuerda un momento tan crucial como el cambio de la fábrica vieja de yogures hacia la planta de producción actual? ¿Cuál es la parte del trabajo que lo hace disfrutar más? ¿Sus aficiones? Si nos acompañáis, hoy charlaremos un rato con él.

Buenas tardes, Fernando. Empezamos por el principio. Ahora trabajas y vives en la Garrotxa, ¿ siempre ha sido así?
Sí, yo nací en Olot ya hace unos cuántos años… el 1969. Mis padres vinieron de jóvenes con mis abuelos procedentes de Málaga a buscar una vida mejor. Nací en el barrio de Pequín, cuando tenía 3 años con la familia nos trasladamos al de Sant Roc. Y de casado, con mi mujer Lourdes y mis hijos, Laura y Eloi, vivimos en Les Fonts, muy cerca del trabajo.

 

La etapa de Sant Roc la puedo conocer un poco… El mundo es muy pequeño.
Allá conocí tu padre, era el profesor de la escuela de Sant Roc, a pesar de que no lo llegué a tener nunca. Siempre hacía un curso por encima del mío y no acabábamos de coincidir. Tengo buen recuerdo de él, en aquellos años se montó la primera liga en Olot de futbet, y tu padre era el que creó el equipo de Sant Roc. Yo jugaba.

Sí, he visto alguna foto donde salís los dos.

Fueron unos buenos años. Estuve en la escuela hasta quinto. Después mis padres me cambiaron hacia la Escola Pía, en el centro de Olot. Y un vez acabada la etapa escolar, fui a profesional, ahora el IES Garrotxa, para aprender el oficio de mecánica.

 

¿Pudiste encontrar trabajo enseguida?
Sí, a 16 años empecé a trabajar de aprendiz en una empresa de construcción de maquinaria. Hasta los 19. Después entré en una importante empresa cárnica de la comarca y así 16 años más. Aprendí mucho y adquirir mucha experiencia. Tenía muchas ganas de formarme y por mi cuenta también hice muchos cursos durante aquella etapa: de instalaciones, electricidad, operador de calderas… Entré de oficial y acabé asumiendo la responsabilidad de mantenimiento.

 

Ya estabas a punto para entrar en La Fageda, je je
Pues fue el trabajo que tuve justo después.

 

¿Cómo te enteraste que necesitaban alguien?
Me informó un compañero de la empresa cárnica. Contacté con La Fageda y el día siguiente me entrevisté con Enrique Núñez. Nos entendimos enseguida y al cabo de tres semanas ya estaba trabajando aquí.

 

¿De qué año estamos hablando?
En 2005, tenía 35 años.

 

¿Cómo era el equipo de mantenimiento en aquel momento?
Había una persona que se encargaba de todo. Él se marchaba y yo cogí la responsabilidad de todo. No era como ahora que somos todo un equipo, era yo solo.

 

¿Cómo recuerdas aquella primera etapa?
Durante los primeros años me encargaba de la intervención directa en mantenimiento, de cubrir las incidencias del día a día. Pero también desarrollaba proyectos. Más pequeños que los de ahora, pero también eran importantes e interesantes. Por ejemplo, uno de los primeros retos que tuvimos fue conseguir que se aumentara la producción utilizando casi la misma maquinaria. El 2005 hacíamos 300.000 yogures a la semana y diez años después 1.700.000. Todo esto fue posible optimizando recursos y espacios y con la misma maquinaria.

Todo un reto.
Sí, además trabajar con tecnología quiere decir adaptarse a cambios constantes. Me formé en diseño industrial y estuve estudiando tres años para poder ayudar mejor a La Fageda en su crecimiento.

 

Ahora que hablas de crecimiento, tú has vivido los grandes cambios de La Fageda. El más importante y gigantesco me imagino que fue el cambio de la fábrica vieja de yogures hacia la planta nueva actual.
Fue muy heavy. Pero también te tengo que decir que no lo viví ni con nervios ni con angustia. Los problemas se tienen que resolver y si te pones nervioso, eres menos eficiente. Mejor mantener la calma.

 

Debió de ser difícil.
Mucho. Piensa que teníamos dos fábricas en marcha. Recuerdo que aprovechábamos para cambiar la maquinaria por la noche y así afectar el menos posible a la producción normal del día. Por la tarde había una máquina en una fábrica y el día siguiente por la mañana ya estaba a punto a la otra. Nos lo estudiamos todo durante meses para hacerlo lo más rápido y lo mejor posible. Me viene a la memoria un sábado a las 10 de la noche, que era aquí con en Cristóbal, Enrique, en Miki e Iñaki. Yo estaba cambiado el sistema de limpieza, el CIP, y me apoyaban. Hasta que no vimos que funcionaba la nueva instalación, no fuimos a dormir.

Qué gran equipo. Algunas de las máquinas también las diseñasteis y programasteis vosotros mismos.
Sí, aquel robot que conocemos como Dairy lo hicimos aquí. El diseño mecánico lo hice yo y después un compañero programador hizo el resto. Algunas de las máquinas de Horeca también se han diseñado y programado aquí.

 

Ahora también hay un nuevo proyecto en camino… Espero que no sea tan duro.
Aquí no nos aburrimos. Ahora estamos trabajando en los nuevos yogures cremosos y montando la sala piloto donde se harán las pruebas para futuros nuevos productos. También hay mucho trabajo, pero somos un equipo de mantenimiento mucho más numeroso que antes.

 

¿Cuántos sois y cómo os organizáis?
Hacemos diferentes turnos, tres. Por la mañana y parte de la tarde estoy yo, José y Jordi, con Florín como ayudante. Por la tarde hay el Eloi (mi hijo) y Joan, y por la noche está Jesús.

 

Me imagino que tu día a día debe de ser poco rutinario.
Exacto, sí que es cierto que tengo un plan de trabajo pero cada día es diferente. Llego entre las 5 y las 6 de la mañana y termino hacia las 4 de la tarde. A primera hora miro las incidencias del día anterior y hago un orden de prioridades. Entonces a las 9 cada día hay una reunión de producción con todos los responsables. A partir de aquí la parte de industrialización e inversiones se lleva gran parte del tiempo de mi jornada. Ahora estoy muy metido en la nueva línea de packs y como te he dicho antes en el proyecto de la planta piloto. Por el proyecto de la nueva máquina de packs nos ha habido que hacer viajes a Francia e Italia con el director de operaciones, en Josep Pugès, para comparar marcas y escoger la mejor opción. En temas de mantenimiento hago la coordinación y asesoro el resto del equipo pero ellos ya se ocupan de la intervención directa.

 

¿Qué es lo que más te gusta de tu trabajo?

 

Cuando no hay problemas! ( dice entre risas) )

 

Pues cuando salimos adelante proyectos y se acaban resolviendo con éxito. Ahora me viene a la cabeza cuando hace unos 10 años redujimos el grueso del plástico de los yogures. Gracias a este proyecto redujimos el uso de plástico entre un 15 y un 20%. El vaso seguía quedando fuerte pero con el mínimo de plástico posible. También optimizamos la maquinaria para evitar el residuo del plástico que queda entre los envases. Teníamos un rechazo que eran 8 mm por envase y que se redujo a 0.

 

¿Alguna anécdota en La Fageda o fuera de tu trabajo habitual?
Un sábado estaba aquí trabajando bien temprano, todavía no estaba abierto el Servicio de Atención al Visitante, y vi que rondaba una persona desconocida por la finca. Le pregunté que donde iba, si se había perdido, y me explicó que era de Málaga y que allá había descubierto La Fageda y le había impresionado tanto que había cogido un avión y se había presentado aquí para descubrirla en persona. Me quedó grabado a la memoria aquel día.

 

¿Y algún momento especialmente divertido?
Recuerdo alguna asamblea muy guapa que hemos hecho aquí, antes de que se trasladara la celebración al pabellón de Olot. Vino un circo, en Tortell Poltrona. Montábamos luces como una fiesta popular, eran muy guapas. Eran diferentes de las de ahora.

¿Tu producto preferido?
Pues me gustan todos pero si me haces elegir un quizás el bífidus.

 

Hemos hablado mucho tu faceta laboral. ¿Qué te gusta hacer cuando no estás aquí?
Viajar con la familia. El último viaje estuvo en Portugal, Oporto y Lisboa. Este año también he estado en Londres, y dos semanas haciendo el camino de Santiago. Y disfruto mucho cuando voy a Barcelona a ver teatro o algún musical. También me gusta mucho la lectura, el cine, y andar.

 

Una pregunta que hacemos a todos los entrevistados así que no te escapas… ¿Cómo describirías La Fageda?
Pues seguramente, si lo tuviera que definir, diría en primer lugar que es una empresa por encima de todo muy seria y solvente. Y muy admirada fuera de su territorio por el hecho de ser un Centro Especial de Trabajo. Y hablado de CET no me gusta hacer distinciones. Para mí, todas las personas de La Fageda son compañeros de trabajo.”

Gracias Fernando, con esta última frase nos han dado el titular, una buena declaración en pro del lenguaje inclusivo.

 

Víctor de Paz
Periodista y guía de La Fageda

Actualidad  flecha_azul

Ampliamos nuestra familia de yogures de sabores con los de pera y melocotón

 

12-11-2019

 

Después de unos meses de pruebas, ya tenemos listos los nuevos yogures de pera y de melocotón, que se añaden a los de fresa, limón y plátano.

 
Seguir leyendo

Inminente lanzamiento de nuevos yogures de La Fageda en envase de cartón y también la opción de comprar a granel

 

04-10-2019

 

Muy pronto, durante los primeros meses de 2020, lanzaremos al mercado una nueva familia de yogures en envase de cartón y en formato de medio kilo. Y este otoño ponemos al alcance de los consumidores la opción de comprar a granel nuestro yogur natural cremoso.

 
Seguir leyendo

Proyecto Caminatas de La Fageda: caminamos y hacemos salud

 

17-09-2019

 

Con la llegada del mes de septiembre en La Fageda hemos reanudado el Proyecto Caminatas: caminamos y hacemos salud

 

 
Seguir leyendo