Blog

Entrevista a Miquel Vilanova, Miki, responsable de lácteos

31 mayo, 2018

Nacido en Olot el 10 de enero de 1970, nuestro entrevistado de hoy ha vivido toda su vida en la capital de la Garrotxa y en ella reside con su pareja, Laura. Gran aficionado al deporte y en especial a la bicicleta y al trekking, también tiene otro hobby, viajar. De pequeño se formó en l’Escola Malagrida y después en el actual IES Garrotxa cursando un ciclo de administración. Sin embargo nunca ha trabajado en ese ámbito pues lo que realmente le gusta son los trabajos más activos y movidos, y, a poder ser, en contacto con máquinas. Si se tuviera que definir a él mismo, seguramente usaría palabras como ‘divertido’ y ‘abierto’.

 

Inició su etapa laboral a los 16 años trabajando de operario en empresas cárnicas y también realizando servicios de repartidor. En el año 1998, una conocida  que trabajaba en La Fageda le comenta que buscan un nuevo operario para la fábrica de yogures. Él, que no había trabajado nunca en el sector de los lácteos, decide probarlo, tiene ganas de realizar un cambio en su vida. Envía el currículum y Enrique Núñez le da cita para una entrevista. De aquel primer contacto con el proyecto ya han transcurrido 20 años. Para recordarlos, hoy hablamos con Miquel Vilanova Alsina, más conocido como Miki, uno de los responsables de lácteos de La Fageda. Amante del pollo con patatas de Neus y todo el equipo de cocina, siempre recordará el baile del pollo que hizo Cristóbal en uno de las cenas de Navidad de la empresa.

 

Foto:Miki hace unos años en la fábrica vieja

 

¿Qué sabías de La Fageda en el momento de plantearte trabajar aquí?
Pues muy poca cosa. Sí que había visto los yogures y sabía que existían pero el proyecto social no lo conocía. En aquel momento, para mí, La Fageda, era más conocida por sus tareas de jardinería en Olot que por la producción de yogures. Además yo no era un consumidor habitual de yogures y el mundo de los lácteos lo desconocía.

 

Aún así, decides probar suerte y enviar el currículum.
Sí, entonces tenía 28 años y muchas ganas de hacer un cambio en mi vida.

 

¿Algún recuerdo de aquella primera entrevista?
Tengo muy mala memoria… Lo que sí recuerdo es que le dije a Enrique que yo de yogures no tenía ni idea, que el mundo de los lácteos me sonaba a ‘chino’. Las cárnicas y las hilaturas en Olot estaban muy instauradas y eran trabajos que más o menos todo el mundo sabía como funcionaban por experiencia propia o por algún amigo o amiga, pero mi gran preocupación era que no sabía como se hacían los yogures.

 

Foto: Miki, en la terraza del SAV

 

Pero el trabajo fue tuyo.
Enrique me dijo que no me preocupara, que ya me formarían para aprender a usar la maquinaria y que todo esto me lo explicarían ellos aquí. Y yo pensé que lo probaría, a ver que tal me iba.

 

¿Cuál fue tu tarea durante los primeros años?
Era operario de la fábrica. Trabajaba en la envasadora y después haciendo las mezclas de pasteurización y un poco de control del pH. Poco a poco fui aprendiendo. Fue todo un proceso de formación, una evolución. Y la faena me gustó desde el principio.

 

Foto: Miki, de pequeño

 

¿Cómo viviste el paso de la empresa ordinaria a un Centro Especial de Trabajo?
Bien, con mucha normalidad. Descubrí el proyecto despacio, día a día. Éramos poquitos, quizás unas 100 o 120 personas en aquel momento, y todo era  muy familiar. Yo era un poco un monitor aunque  esta tarea la realizaba Imma. Enrique me presentó a Cristóbal y Carme, y recuerdo cuando  Cristóbal venía muy a menudo a la fábrica a saludar a todo el mundo. Confiaba mucho en nosotros, y lo sigue haciendo.

 

Tienes razón, confió en ti, como el resto del equipo, y empezaste a asumir tareas de coordinación en la fábrica.
Creo que fue al cabo de unos cinco o seis años que me propusieron asumir más responsabilidad y coordinar la  producción de lácteos, bajo la dirección de Enrique. Yo, como profesional, he crecido con la fábrica. A medida que la producción ha ido creciendo yo he ido aprendiendo. Todo lo he aprendido aquí, eso ha sido una gran ventaja.

 

¿El funcionamiento de la fábrica era muy diferente a cómo lo es ahora?
Sí, bastante. Trabajábamos en un solo turno, todos juntos, y empezábamos hacia las 8 de la mañana. Los trabajadores del CET se marchaban a las 6 de la tarde, en ocasiones nosotros nos quedábamos a cenar a causa del volumen de trabajo. Era diferente pero algunas cosas no han cambiado como por ejemplo el hecho de que todo el mundo ponía un poco de su parte para que todo funcionara. El objetivo era el mismo que ahora, que esto salga adelante con el esfuerzo de todos.

 

¿Cómo definirías tu tarea actual?
Difícil respuesta … Soy uno de los responsables de lácteos. Somos varios, para poder cubrir todos los turnos. Mi misión es aprovechar los conocimientos de estos 20 años para conseguir que los yogures tengan la calidad más grande posible. Debemos conseguir que el producto final sea siempre el mismo y lo más equilibrado posible.

Foto: Nuestro protagonista de hoy con su chupete

 

¿Qué es lo más difícil de tu trabajo, aquello que necesita una mayor inyección de esfuerzo?
Conseguir hallar un equipo que funcione bien. Se trata de conseguir que la gente venga a trabajar porque le gusta el trabajo y porque quiere y aprecia el proyecto. Este es el handicap más grande de hoy en día aquí y también en el resto de empresas. Antes, todo era muy diferente. La gente valoraba más el trabajo, su puesto de trabajo. Ahora, en ocasiones,sientes que debes  a la gente para que le gusta un poco lo que hace. No quiero decir que sea un problema que tenga lugar  únicamente en La Fageda, pienso que es un cambio en general de la sociedad. O quizás no es que no quieran el trabajo, sino que lo aprecian de una forma diferente…

 

¿Qué te aporta trabajar en La Fageda?
Me aporta alegría y sentirme valorado. Hago un trabajo que me gusta. Tenemos altibajos como todo el mundo pero en general estoy muy a gusto.

 

Una pregunta que últimamente siempre os planteo. ¿Si no trabajaras en tu departamento, en qué otro del proyecto te ves?
Pues no me lo he planteado nunca… Quizás el Servicio de Atención al Visitante es uno de los que más me costaría. Necesito estar rodeado de maquinaria, desmontar piezas, moverme…

 

 

Foto: Miki entre máquinas en la fábrica vieja

 

¿Tu espacio preferido de La Fageda?
Creo que la cocina. Es el lugar donde desconectas y coincides con la gente de los otros departamentos. Además, es donde todos nos sentimos más relajados, excepto las cocineras, pobres…

 

Pues hagámosle un guiño al equipo de cocina. ¿Cual  es su plato estrella o el que más te gusta?
Mmm… Todos son buenos mientras no contengan pescado…

 

¿No quieres mojarte?
Venga, el pollo con patatas quizás.

 

¿Y de nuestros postres, con cuál te quedas?
Sinceramente debo confesar que no soy un consumidor habitual de yogures. No es que no me gusten, pero no como a menudo. No sé decirte cual es mi preferido… Te diré el que menos me gusta,  el de sabor a fresa.

 

Y para cerrar la entrevista, me gustaría que pudieras recordar alguno de tus mejores momentos aquí.
Me lo estás poniendo muy difícil (ríe). Las fiestas de Navidad que celebrábamos en la cocina. Eran muy divertidas. Recuerdo el año  en que Cristóbal hizo el baile del pollo. También las asambleas que celebrábamos en la finca, preparando la carne… eran geniales. Eran alegrías, momentos de desconexión y diversión. Todo muy familiar. Los recuerdos son muy chulos pero La Fageda actual también lo es.

 

Víctor de Paz, periodista y guía de La Fageda

Actualidad  flecha_azul

El modelo de gestión sostenible de La Fageda apuesta por la reducción de residuos.

 

05-06-2018

 

El día a día de La Fageda implica el consumo y la gestión de un gran volumen de recursos que debemos optimizar y racionalizar. Nuestra política de preservación del medio apuesta por un modelo de gestión sostenible ambiental y económica centrado en reducir, reciclar y reutilizar.

 
Seguir leyendo

Entrevista a Miquel Vilanova, Miki, responsable de lácteos

 

01-06-2018

 

Inició su etapa laboral a los 16 años trabajando de operario en empresas cárnicas y también realizando servicios de repartidor. En el año 1998, una conocida  que trabajaba en La Fageda le comenta que buscan un nuevo operario para la fábrica de yogures. Él, que no había trabajado nunca en el sector de los lácteos, decide probarlo, tiene ganas de realizar un cambio en su vida.

 
Seguir leyendo

‘La Fageda te atrapa, te engancha’ , entrevista a Roser Segura, coordinadora de logística

 

28-05-2018

 

Nacida en Olot el 1964 y residente en Ca la Guapa, Santa Pau, donde vive con su marido Miquel y sus dos hijos, Pol i Lluc, nuestra protagonista de hoy lleva una larga trayectoria trabajando en La Fageda: 26 años.

 
Seguir leyendo