Blog

Así nace y se fabrica el cracker, nuestro producto más navideño


13 diciembre, 2018

Tarde de un viernes de noviembre. En el servicio de Terapia Ocupacional de La Fageda todo el mundo está concentrado. Unas veinte personas se sientan alrededor de largas mesas repletas de etiquetas, botes de cristal y unos cartones color marrón muy especiales. Dos educadoras guían el trabajo.

 

El servicio de Terapia Ocupacional atiende personas con discapacidad intelectual o enfermedad mental que necesitan bastante apoyo en su día a día. Hacen actividades con caballos, danza o manualidades y, en ocasiones, también colaboran sin prisa en actividades de otras secciones de La Fageda. Por ejemplo, colocan manualmente las etiquetas de los botes de mermeladas. Es una tarea imprescindible y pueden hacerla muy bien.

 

Cuando se acerca Navidad, esta tarea suele aumentar a lo largo de unas semanas. Las mermeladas toman protagonismo, porque van incluidas en algunos de los miles de lotes que empresas catalanas y españolas regalan a sus empleados.

 

Cada año presentamos uno o dos productos al mercado de lotes navideños, explica Sílvia Domènech, nuestra directora comercial y de marketing. “Escogemos mermeladas que puedan encajar con quesos y foies y las presentamos como un regalo”, añade.

 

Un caramelo de mermeladas

 

Este año, en Navidad estrenamos producto. Lo hemos llamado cracker, tiene el aspecto de un caramelo y lleva tres botecitos de mermelada: de higo, de frutas del bosque y de tomate.

 

Está inspirado en el Cracker navideño inglés, una tradición que sirve para amenizar la fiesta con chistes, dulces y enigmas”, detalla Ignasi Casadevall, director creativo de Neorg, la agencia con la que hemos trabajado para este diseño.

Nuestra idea ha gustado a las empresas que se dedican a vender lotes; a día de hoy ya hemos vendido unas quince mil unidades.

 

El cracker está fabricado con un cartón de color marrón al cual se añade una etiqueta: “Tenemos una plantilla y esto se pega así”, explica Lourdes desde una de las larga mesas de Terapia Ocupacional.

 

Lourdes y sus compañeros llevan todo el mes de noviembre dedicados al cracker. También han etiquetado buena parte de los botecitos de cristal de las mermeladas de tomate, higo y frutas del bosque. “Yo repaso la etiqueta del bote; se llama control de calidad. Compruebo que no quede ninguna arruga”, explica Tura. “Me gusta poner etiquetas con mis compañeros”, dice Marina.

 

Cuando termine noviembre los crackers estarán listos, pero durante el resto del año Marina y sus compañeros seguirán colaborando en el etiquetado de mermeladas un rato cada día.

 

Doce cazuelas, cinco mil botecitos

 

Tarde del mismo viernes de noviembre. En la sección de Mermeladas de La Fageda, a unas decenas de metros de Terapia Ocupacional, también trabajan a buen ritmo.

 

Y es que, cuando el cartón del cracker está listo, el siguiente paso es introducir los botecitos dentro. Luego se cierra con unas cintas azules, que se anudan a cada lado y se rizan como si se tratara de un regalo.

En las últimas semanas esta tarea la han llevado a cabo las más de veinte personas que forman parte de Mermeladas, pero también han colaborado trabajadores de otras secciones de La Fageda para tenerlo todo a tiempo.

 

Elaborar el cracker supone cerca de una veintena de pasos y hemos tenido mucho volumen de trabajo, relata Maria Güell, responsable de la sección. Estos pasos incluyen la parte inicial: preparar la fruta y la verdura y después cocerla a fuego lento unas tres horas.

 

La cocción se hace con fogones y cazuelas, porque la sección de Mermeladas de La Fageda nació para trabajar sin prisa, artesanalmente, a pesar de que cuando se acerca Navidad necesitemos acelerar un poco el ritmo. Maria explica que, desde septiembre, varios días han tenido simultáneamente doce cazuelas al fuego. Y doce cazuelas significan cinco mil botecitos de mermelada.

 

Una Navidad más allá

 

Transcurre una semana y llegamos al último día de noviembre. Hoy sí que Maria Güell puede anunciar a los compañeros de mermeladas que los crackers están listos. “¡Todo el mundo ha estado contentísimo!”, cuenta.

 

Mientras, en el departamento que dirige Silvia ya están ideando el producto que presentaremos para las Navidades del año que viene. Antes de primavera las empresas de lotes ya nos podrán decir si les gusta.

 

Y la rueda de las mermeladas de La Fageda seguirán girando y buscando el equilibrio entre un trabajo reposado y un producto buenísimo que queremos que llegue a miles de hogares.

 

Roser Reyner, Periodista y Guía de La Fageda

Fotos: Xevi Machado, Estudiante en prácticas de Gráfica publicitaria

Actualidad  flecha_azul

¿Quieres ser el mejor heladero del verano?

 

10-07-2019

 
Presentamos “El Gelater, el nuevo juego de cartas de La Fageda.
 
Descargar el juego

El prestigioso The Arbinger Institute (USA) concede a La Fageda el premio “Cambiando la mirada del mundo”.

 

02-07-2019

 

El galardón lo ha recogido el presidente de La Fageda, Cristóbal Colón, en un acto que ha tenido lugar en Salt Lake City.

 
Seguir leyendo

El yogur natural sin lactosa, tendrá textura cremosa e incorpora el color morado

 

26-06-2019

 

El cambio a textura cremosa responde a nuestra voluntad de mejorar la calidad organoléptica de este producto que comercializamos desde hace tres años y ha implicado una nueva formulación.

 
Seguir leyendo